Capítulo 13 de Bancarrota

El capítulo 13 procede muy similarmente al Capítulo 7, con la diferencia principal siendo que se debe preparar y confirmar un plan de organización ante la corte. El plan es esbozado por el abogado del deudor basándose en: los objetivos del cliente con respecto a la reorganización de su situación financiera, la cantidad y tipos de deudas, y el ingreso remanente disponible del deudor, después de rebajar gastos.

Los ´números´ tienen una importancia fundamental para poder calcular con precisión y bosquejar un plan. Consecuentemente, el deudor por Capítulo 13 debe trabajar conjuntamente con el abogado de bancarrotas y su equipo para proporcionar a tiempo la información financiera y documentos en los que se deben apoyar. Consulte el cuestionario del cliente con una lista de documentos que necesitará para preparar su caso.

La reorganización puede plantear varias acciones incluyendo, la modificación de algunas hipotecas y préstamos para auto hasta el valor de las garantías y la reducción de la tasa de interés; pagar los impuestos que no serían liberados en el Capítulo 7, y liberar una deuda no garantizada. Para construir el plan, un litigio también podría involucrarse al impugnar las demandas, o bien, demandar para recobrar los bienes.

Se lleva a cabo una reunión con el fideicomisario del Capítulo 13, quien, a diferencia del fideicomisario del Capítulo 7 -que está interesado en bienes que podrían ser vendidos y distribuir los fondos-, está más interesado en determinar el ingreso disponible del deudor para maximizar la contribución a los acreedores en el plan. Generalmente, un plan será confirmado dentro de los siguientes tres a cuatro meses después de la reunión, con el abogado del deudor y negociando las impugnaciones del fideicomisario del Capítulo 13 que hará una recomendación para la aprobación del plan ante la corte.

El deudor pagará en la corte durante tres a cinco años, dependiendo del plan específico acordado. Una vez que el plan sea terminado, la corte emitirá una orden de liberación.

Es posible, en algunas circunstancias, con la aprobación de la corte, reducir el monto de el pago mensual, u obtener una orden de liberación si el deudor está cerca de completar el plan pero no puede terminarlo por dificultades económicas.

En la mayoría de las veces, un caso de Capítulo 13 puede ser desestimado por el deudor sin necesitar la aprobación de la corte.